ArtículosLGBT+

Explorando identidades de género a través de los videojuegos

Cuando jugamos con personajes del otro género

Si eres mujer y has jugado videojuegos, seguramente has tomado el control de algún personaje masculino, como Mario, Link o Solid Snake. No problemo. Pero si eras hombre gamer, cuidadito con escoger a un personaje femenino como la Princesa Toadstool porque tu virilidad y preferencias sexuales eran automáticamente cuestionadas.

Los videojuegos comenzaron a tener personajes con género discernible a principios de los años 80 con la segunda entrega del abuelo de todos los clásicos: Pac-Man. El siguiente título era prácticamente un clon del primero con pequeñas diferencias entre las que incluían a un nuevo personaje: Ms. Pac-Man, o lo que es lo mismo: el mismo sprite de Pac-Man con un moño en su cabeza, los labios pintados y un sensual lunar. Hasta aquí todo bien. No recuerdo que nadie haya sido cuestionado por jugar Ms. Pac-Man.

Fue durante la salida del NES, que los gráficos eran más que figuras vagas hechas con muy pocos pixeles. Las mujeres comenzaron a ser las protagonistas de juegos como Metroid, Phantasy Star o Angelique. Muchas mujeres gamer al fin tenían protagonistas con las cuales se identificaban. Y para muchos hombres, resultaba cuando menos interesante asumir el rol de heroína. En ese tipo de juegos no había de otra: o jugabas como la protagonista, o no jugabas.

Con la salida de las consolas de 16-bit, los juegos de peleas, rol y aventuras por fin nos daban la oportunidad de elegir al personaje con el que más nos identificábamos. Aunque una gran mayoría de jugadores masculinos elegía a personajes femeninos como Chun Li por sus habilidades (o para verles las piernas), también había un gran número  de jugadores que las escogía por otras razones: exploración de género.

La exploración de género consiste en experimentar vivencias y roles propios del otro género asignado al nacimiento. En mi caso crecí y fui educada como hombre, y a partir de los 8 años comencé a usar las faldas y el maquillaje de mi mamá. El problema era que corría el riesgo de que me descubrieran mis padres. Así que los videojuegos resultaban la opción más segura para ponernos en las faldas del género opuesto.

Pokemon fue de los primeros juegos en darnos a elegir el género del protagonista.

El siguiente paso lo dieron los juegos en los que podías crear a tu propio personaje. Aunque al principio lo único que se podía elegir era nombre y género como en Pokemon, con el paso de los años y las mejoras tecnológicas, fue posible customizar hasta el más mínimo detalle de la apariencia de tu personaje. El epítome de la customización la alcanzaron los MMORPGs coreanos. Juegos como Aion, Lineage II o Black Desert ofrecen posibilidades casi infinitas para crear nuestros personajes.

Los gamer transgénero encontramos en los MMORPGs el lugar perfecto para explorar los roles de género, pues podemos socializar con los demás jugadores desde el anonimato, usando nuestro avatar o personaje como nuestra identidad propia. E incluso con la integración de los chat de voz en los MMORPGs, también aparecieron programas para modificar y feminizar las voces. En mi caso, pasé casi dos años jugando como mujer en Ragnarok Online antes de transicionar. Durante ese tiempo fui parte de uno de los guilds más poderosos del servidor y me casé con uno de los líderes. Solamente dos amigas del guild conocían mi secreto al principio, aunque eventualmente el resto de los jugadores del server lo supieron. Lo rescatable es que no les importó mucho enterarse y al final la mayoría me echaba porras para que comenzara mi transición.

También es cierto que muchos hombres optaron por elegir personajes femeninos en los MMORPGs para sacar ventaja, pues es bien sabido por todos que es más fácil encontrar gente que te ayude, te regale cosas o te tanquee si eres mujer. O puede que simplemente como hombre heterosexual prefieras estar viendo a una mujer que un hombre musculoso mientras juegas. No importa la razón para elegir ser mujer, al final fue tal la cantidad de hombres con personajes femeninos que mucha gente dudaba de la existencia de mujeres cisgénero en los servidores de MMORPGs.

Las personas trans nacidas en los 80s en adelante, usamos los videojuegos como el equivalente virtual a jugar con muñecas para explorar nuestra identidad. Es probable que lo que buscábamos era reproducir los estereotipos del género opuesto: los cánones de voluptuosidad y belleza femenina, los comportamientos delicados y la posibilidad de expresar nuestros sentimientos sin miedo. Pero también experimentamos los mismos problemas de toxicidad virtual a los cuales se enfrentan las mujeres cis. No por nada muchas de ellas optan por asumir una identidad masculina para evitar el acoso o los insultos de jugadores no correspondidos.

¿Qué hay de ti? ¿Qué tan frecuentemente eliges personajes del otro género? Cuéntanos tus experiencias.

Tags

Andrea Odessa

Diseñadora, animadora e ilustradora trans. Gaymer desde el Pong y Atari 2600, mis géneros favoritos son los side-scrollers, FPS, RPGs de estrategia y sandboxes.

Artículos Relacionados

  • Selene Martinez

    Recuerdo que en Ragnarok usé un personaje masculino para representar un personaje de Bleach (Ishida) y me divertía muchísimo cuando encontraba a otros personajes tributo al ánime. Incluso me acuerdo que me quería ligar a una Orihime porque yo quería que fueran pareja en el ánime JAJAJA

    • Andrea Odessa Curiel Uribe

      Oooooh no me acordabaaaa. La única vez que jugué como hombre fue la última vez que jugamos con Stefibia.

      Bleach fue una de las decepciones más grandes de mi vida.

Esto podría interesarte

Close

Adblock detectado

Please consider supporting us by disabling your ad blocker